Ruta por Milán y Florencia: Día 3 – Desde el cielo de Florencia; Duomo, Galería de la Academia y Plaza de la República

Florencia es la Meca de los amantes del arte, la cuna del Renacimiento y el auténtico corazón de la Toscana. Capaz de eclipsar a la mismísima capital italiana, Florencia tiene toda la monumentalidad que una ciudad merece, por eso nuestro tercer día de ruta (y segundo en la ciudad) no podíamos dedicarlo sino a sus edificios y obras más representativas, el Duomo y el David de Miguel Ángel nos esperan, ¿nos acompañáis?

..

La primera vez que visité Florencia fue hace diez años. Recuerdo la sensación de caminar hacia el hotel y toparme con Santa María del Fiore sin esperarla. La sensación fue indescriptible porque, aunque no es la más grande del mundo, para mí es una de las más impresionantes. Por más que alzaba la vista al cielo, parecía no terminar, pero no es sólo su tamaño, el uso de los diferentes mármoles de colores crean una auténtica obra de arte imposible de olvidar.

Pero aunque ya nos habíamos “presentado”, lo cierto es que al ir en un viaje de fin de curso, con 60 personas más y todo programado, no pude subir a disfrutar de sus vistas y ni tan siquiera había visitado su interior; por eso esta vez quería dedicar casi un día completo a escudriñar cada detalle.

El día comienza de nuevo temprano, y después de un desayuno en el café de nuestro hotel, ya estamos listas para iniciar nuestra aventura. El Duomo se encuentra a menos de 15 minutos caminando de nuestro hotel, algo que viene genial para no tener que ir con prisas.

Había sacado las entradas un par de semanas antes para evitarnos colas (que normalmente es lo que hace perder tiempo que invertiríamos en visitar otro sitio) y para así poder programar a qué hora visitaríamos cada edificio. Para los que no sepáis de qué hablo, la entrada incluye una visita al Museo del Duomo, la entrada al Baptisterio, la entrada a la catedral y la subida tanto al Campanile como a la cúpula y por último una visita a la cripta (aunque nosotras prescindimos de esta última por estar en reparaciones). Las entradas cuestan 15€ por persona y podéis comprarlas aquí (pinchando os llevará a la web).

Una vez allí, empezamos con el Museo dell’ Opera del Duomo. Se encuentra frente a la parte trasera de la Catedral y sus horarios son de 9:00 a 20:00. A pesar de contener obras importantísimas, no es uno de los más conocidos de Florencia y, quizás por eso, no hay demasiada gente intentando visitarlo.

..

italia-2016..

Nada más entrar encontramos una pared gigantesca con los nombres de los artistas renacentistas que participaron en la construcción y ornamentación de la catedral. Un dato curioso que quizás os gustaría saber es que este edificio fue utilizado por Miguel Ángel como taller mientras trabajaba en su famoso David.

..

italia-2016

..

Y, a pesar de que estudié Historia del arte, (y aunque es algo obvio) no sé por qué siempre pensé que las Puertas del Paraíso del Battisterio que realizó Lorenzo Ghiberti eran las que se encontraban en el propio Battisterio. Imaginad mi sorpresa cuando, a los dos minutos de empezar nuestro recorrido por el museo, las encuentro allí. Fue el propio Miguel Ángel el que las bautizó así tras quedarse asombrado con la técnica escultórica de Ghiberti.

Su historia se remonta al año 1424, cuando Ghiberti se presenta a un célebre concurso organizado por el gremio de los Calimala, donde los artistas participantes debían representar una escena del Antiguo Testamento, el sacrificio de Isaac. Tras ganar y realizar la puerta norte del edificio, el público y el jurado quedó tan satisfecho que le encargaron, sin pasar por un nuevo concurso, la realización de la última puerta del baptisterio.

..

img_0462..

Las puertas muestran diez paneles cuadrados de gran tamaño, rodeados por relieves vegetales y las cabezas de profetas. Los paneles muestran escenas como la historia de José o la de Caín y Abel en alto y bajo relieve, cuidando mucho los efectos de la luz y el fondo paisajístico de cada escena. Al parecer, en 1966 hubo un aluvión en Florencia que obligó a realizar su traslado al Museo y conservarla en un tanque especial tras su restauración.

..

img_0477..

Otra de las obras imprescindibles del museo es la María Magdalena de Donatello. Mientras el resto de escultores del Quattrocento dedicaban su obra a esculturas con un gran realismo, Donatello inicia una nueva corriente conocida como manierismo. En esta talla de madera, nos muestra a una María Magdalena muy diferente, como una mujer de edad ya avanzada y vestida con harapos con infinidad de pliegues tratando de tapar su demacrado cuerpo.

..

italia-2016..

img_0505..

Antes de llegar a la que, para mí, es la obra principal del museo, os dejo con algunas fotografías de lo que podréis encontrar en su interior, como la máscara funeraria del propio Brunelleschi y las vistas desde la terraza, donde disfrutaréis de la cúpula en todo su esplendor.

Ya casi llegando al final de nuestra visita, y casi sin esperarlo, aparece ante nosotros la Piedad Bandini o Piedad florentina, una escultura realizada en mármol y que representa una de las varias Pietá que realizó Miguel Ángel.

..

img_0519..

Aunque fue diseñada para ser colocada en su altar funerario en Santa María la Mayor de Roma, la vendió aún sin haberla terminado ya que decidió ser enterrado en Florencia. La escultura, de más de 2 metros de altura, representa el cuerpo de Cristo abrazado por la Virgen María y María Magdalena y sostenido por Nicodemo (en el que decidió realizar su autorretrato). Una curiosidad sobre esta escultura es que Miguel Ángel trató de destruirla por no estar satisfecho con el resultado, fue un esclavo el que le detuvo.

¿Merece la pena visitar este museo? Si sois amantes del arte o queréis descubrir algo más que el David y El nacimiento de Venus, por supuesto que sí. La entrada está incluida en la visita al Duomo, por lo que no supondrá un gasto extra y, si tenéis tiempo en la ciudad, es una visita entretenida y que os gustará. 

Desde aquí ponemos rumbo al famoso baptisterio. Es el único que tenemos más “prisa” por visitar y, aunque no tenemos entrada con un horario fijado, nos dicen que cierra a las 13:00. Se sitúa justo frente a la fachada de la catedral, por lo que no tiene pérdida.

..

img_0430

..

Está dedicado a San Juan Bautista (su nombre en italiano es Battisterio di San Giovanni) y es el edificio más antiguo de la Piazza del Duomo. Antiguamente era el símbolo de la comunidad cristiana y era donde se oficiaban los bautizos que se celebraban en dos únicos días.

..

italia-2016

..

Es un edificio de planta octogonal y en su interior encontramos una preciosa decoración a base de mosaicos bizantinos en la cúpula. Antiguamente la fuente bautismal se situaba en el centro, actualmente está en una de las esquinitas. Dentro podremos contemplar también la tumba del antipapa Juan XXIII.

Y llegó la hora de enfrentarnos a uno de los retos del día: la subida al Campanile. La torre del campanario, justo al lado del Duomo.

..

img_0679..

La torre se inició en 1337, de la mano de Giotto, pero tuvo que ser terminada por otros arquitectos. Al igual que el resto de edificios, está cubierta de mármoles blancos verdes y rosas, logrando así que el conjunto sea tan monumental. Está decorada con ventanas de una o dos columnas y con paneles y bajorrelieves en su base, además de nichos con estatuas de los sacramentos, las artes liberales y las virtudes. El último acceso a la torre es a las 20:00, por si queréis tenerlo en cuenta.

El principal inconveniente de subir son los casi 85 metros de altura. En total 414 escalones hasta llegar a la parte más alta. Realmente, aunque es cierto que es cansado, no es de las peores subidas. Cada pocos escalones hay una zona de descanso donde podréis empezar a disfrutar de las vistas y bajar un poco las pulsaciones antes de continuar.

..italia-2016..

Eso sí, si tenéis claustrofobia quizás deberíais plantearos la subida. En la entrada ya lo advierten, y antes de subir me preguntaba qué tenía que ver la claustrofobia en una ascensión a una torre. Realmente es un pasillito con escaleras muuuuy estrechas donde, al mismo tiempo, sube y baja gente. Hay muchos momentos en los que tienes que quedarte quieto, apoyando el pie en un escalón minúsculo (ya que son escaleras de caracol) mientras baja gente pegada a ti y casi empujando para poder bajar-subir.  

..

..

Aunque no es el mejor vídeo del mundo y no es uno de los peores tramos, aquí tenéis una pequeña muestra de la subida y de cómo la gente debe quedarse parada en ciertas zonas ya que es imposible subir y bajar a la vez. Aunque todo el esfuerzo y todos los escalones merecen la pena una vez que llegas a la parte más alta y disfrutas de las vistas.

..

img_0630..

La cúpula se muestra ante nosotras imponente, seguro que tal y como la proyectó Brunelleschi tratando de hacernos sentir la misma emoción que él sentía. Toda Florencia está a nuestros pies y, hasta el tejado más pequeño desde aquí se ve bonito. Quizás la mejor panorámica de toda la ciudad.

..

italia-2016..

Antes de bajar, terminamos el pasillo por el que se puede caminar y aprovechamos para tomar algunas fotografías más. Sin duda, aunque los escalones son un rival duro, realmente os recomiendo subir y disfrutar de una estampa tan bonita y que seguro que nunca olvidaréis.

..

italia-2016..

Volvemos a bajar ese pasillito estrecho y nos dirigimos al interior después de rodear completamente la catedral para intentar grabar cada detalle en nuestra memoria.

El interior no es tan impresionante como su exterior, ni como el interior de otras catedrales, de hecho el interior de la Catedral de Milán es mucho más bonita que esta, pero aún así merece la pena entrar.

..

img_0657..

La construcción de la catedral empezó en el año 1296, pero tuvieron que esperar casi 100 años para verla terminada. Es una de las iglesias más grandes de la cristiandad, 160 metros de largo y 43 de ancho. Lo más interesante es su cúpula, con frescos realizados por Giorgio Vasari y Fererico Zuccari representando el Juicio Final. Hay mucha gente que se siente decepcionada tras visitar el interior, debido a su sobriedad decorativa, aún así la decoración de la cúpula y poder ver la tumba de Brunelleschi no os dejarán demasiado sabor agridulce.

La última parada de esta zona es la subida a la cúpula del Duomo, si 414 escaleras os saben a poco aquí tenemos 50 más para rematar la faena.

La cúpula, realizada por el arquitecto renacentista Brunelleschi supuso un cambio visual radical en el perfil de la ciudad y se convirtió desde el primer momento en el símbolo de la arquitectura de la época. Su construcción se inició en 1420, fue en 1446 cuando finalizó, coronándose con la linterna.

 

Lo innovador de la cúpula es que fue la primera en construirse sin utilizar ni un solo andamio de madera, además de ser la más grande hasta ese momento. Pero para los que no conozcáis la historia de esta cúpula y de su importancia, debéis saber que realmente son dos es una. Aunque lo que llama la atención son los ladrillos rojos y esos nervios de mármol que enmarcan el cupolone, es la bóveda interna la que aguanta el peso de la construcción. Los ladrillos internos están colocados en diagonal, como la espina de un pez, evitando así los andamios o soportes de hierro. Al igual que la subida al Campanile no es sencilla, la cúpula también pondrá resistencia. A los 464 escalones hay que sumarles (de nuevo) un espacio realmente angosto con escaleras muy empinadas a partir del segundo tramo (es aquí donde se aprecia el sistema de la doble cúpula) Justo antes de llegar a este tramo podréis disfrutar de cerca de los frescos.

..img_0660

..

Las vistas igualmente merecen la pena, aunque es cierto que algunas personas prefieren elegir la subida sólo a uno de los dos edificios, ya que puede hacerse pesado y al día siguiente las agujetas puedan jugarnos una mala pasada. Si tuviera que elegir entre una de las dos subidas, creo que sería la del Campanile, para mí las vistas con la cúpula son preciosas y el paisaje mejora considerablemente.  No pude hacer demasiadas fotografías, pero a cambio aquí tenéis un pequeño vídeo con las vistas.

..

..

Desde aquí nos vamos a otra de las grandes atracciones de la ciudad. Son casi las 16:00 aún no hemos comido y llevamos bastante prisa, así que compramos unos bocadillos en un Subway cercano y nos dirigimos a la Galería de la Academia .

..img_0693..

El museo se encuentra entre la plaza de la Anunciación y San Marcos y antiguamente era un hospital. La entrada cuesta 8€ por persona (si sois residentes en Europa y menores de 18 años es gratuita, y para residentes de entre 18 y 25 años, la entrada cuesta 4€). Nosotras habíamos leido que era mejor comprar la entrada con antelación, ya que normalmente hay muchísima gente intentando entrar y se forman unas colas horribles y, aunque nuestra idea inicial era ésta, pagar tantos gastos de gestión nos pareció absurdo y preferimos arriesgarnos a hacer cola. Nuestra sorpresa vino cuando no tuvimos que esperar ni 5 minutos para entrar ya que, como mucho, teníamos a 10 personas delante de nosotros. No seré yo quien os diga que hagáis lo mismo, ya que depende mucho del tiempo del que dispongáis, pero tened en cuenta que lo normal no es lo que yo me encontré ante las puertas del museo.

Esta galería de Bellas Artes fue fundada en 1563 y constaba de cinco esculturas de Miguel Ángel que servian de modelos a los alumnos que querían dedicarse a la pintura y escultura. Poco a poco se fueron adquiriendo nuevas obras hasta que en 1784 por fin quedó finalizada. 

Obviamente, su principal reclamo es la enorme escultura del personaje bíblico David, esculpida por Miguel Ángel, que se encuentra en una sala llamada Galleria di Prigioni, pero antes de hablar de ella debéis saber que encontraréis otras obras maravillosas de Miguel Ángel que también merecen toda vuestra atención, son cuatro esculturas de desnudos masculinos, los conocidos Prisioneros o Esclavos.

..img_0695

..

Miguel Ángel imaginó para la tumba de Julio II (la que incluye la esculltura del Moisés) 6 esculturas que representarían esclavos o cautivos. Con ellas quería rememorar a los antiguos Titanes. Dos esculturas se encuentran en el museo del Louvre y las otras cuatro fueron donadas, en primer lugar, al duque Cosme I que las mostró en los Jardines de Bóboli y, finalmente, a esta galeria en el año 1909.

..

img_0700..

Las cuatro esculturas que encontramos en la Galería de la Academia son el esclavo joven, el esclavo barbudo, Atlas y el esclavo que despierta. Todas (aunque están inacabadas) tienen un elemento común: parece que salieran del propio bloque de mármol, intentando desprenderse de él y liberar por fin su cuerpo. Todas presentan diferentes grados de acabado, mostrando zonas bien definidas y dejando otras con marcas de los instrumentos utilizaados en su creación.

Tras caminar todo el pasillo, por fin llegamos al gran protagonista de la galería desde el año 1873, cuando se trasladó desde la Piazza della Signoria para evitar que se deteriorase.

..img_0719..

Hablar de esta escultura es hablar de la propia ciudad, Florencia vivía una época con una enorme brecha entre el ciudadano común y el poderoso, donde existía una falsa esperanza de conquista política y donde, la era grandiosa de los Médici llegaba a su fin. Numerosas obras de arte comenzaron a ser destruidas por ser consideradas pecaminosas, se comenzó a criticar la labor de mecenazgo de los antiguos líderes y el norte de Italia es conquistado por un rey francés que impone unas condiciones que al sucesor de los Médicis le parecen humillantes. El pueblo florentino se rebela y consigue y consiguen expulsar a su antiguo líder, acogiendo al rey francés como libertador de la ciudad y enviado de Dios.

..img_0729..

Sé que es algo que no a todo el mundo puede parecerle interesante, pero es necesario saberlo para entender qué representa realmente la gran obra de Miguel ángel. La escultura fue creada de un único bloque de mármol de Carrara que había sido deshechado tras intentar ser utilizado en un par de ocasiones, y en la que Miguel Ángel plasmó con maestría la fortezza y la ira, las dos cualidades que le harían salir victorioso ante Goliat y las mismas que su nuevo líder había empleado para liberar a la ciudad del yugo de su opresor.

Y como últimos datos técnicos (aquí sale mi vena de “historiadora” y es imposible no recrearme explicando detalles) muchos quizás ya sabréis que la escultura tiene cierta desproporción, la cabeza y las manos son algo más grandes de lo que deberían. Esto se debe a que la cabeza representa los ideales del hombre y las manos son la acción necesaria para llevarlos a cabo.

..img_0741..

Sin duda es una de las obras maestras del Renacimiento, sus más de 5 metros de alto, el dramatismo de su mirada y la maestría con la que está tallada, hacen que no tenga rival y sea el protagonista absoluto no sólo del museo sino casi de toda la ciudad y el país. Pero este museo no sólo acoge estas esculturas, también podremos apreciar algunas más como la Madonna del Mare de Boticelli o uno de los modelos del Rapto de las Sabinas que encontramos en la Plaza de la Signoría.

..img_0758..

img_0764

Fuera ya empieza a atardecer y, antes de ir a Piazza della Republica, volvemos una vez más a deleitarnos con el Duomo con un color totalmente diferente al que mostraba esta mañana.

A pocos metros encontramos la Plaza de la República, que representa el centro comercial de la ciudad. Cada plaza en la ciudad tiene un simbolismo, por ejemplo, la Plaza del Duomo representa el poder religioso, mientras que la Plaza de la Señoría simboliza el poder político de la ciudad. Ya desde la época romana el comercio estuvo muy ligado a esta plaza, y actualmente encontramos infinidad de tiendas y famosos cafés (como el café Paszkowsi, con más de 100 años de antigüedad) La plaza, de forma rectangular, mide unos 100 metros de largo y está engalanada con un enorme arco triunfal, que llama la atención sobre el resto. Su construcción se inició en 1865 para celebrar que Florencia había sido nombrada como capital del reino.

..

img_0417..

img_0408

..

Muy cerca de la Piazza della Republica se encuentra la Plaza del mercado nuevo (en vía Porta Rossa) con un pequeño anfitrión que gusta tanto a niños como a adultos. Al igual que Roma tiene su Fontana di Trevi, donde los turistas lanzan sus monedas al agua con la esperanza de volver a la ciudad, Florencia cuenta con un jabalí que al día es acariciado en el hocico miles de veces.

..

img_0861..

Conocida como Il Porcellino, esta mascota de bronce nos da la bienvenida y nos invita a lanzar una moneda para cumplir con la tradición.  Según la leyenda, si frotamos su hocico, tendremos suerte, pero además, si metemos una moneda en la boca del jabalí (justo donde sale el agua), la dejamos caer y cae en la ranura que hay a sus pies, volveremos a la ciudad. Hay quien dice que el truco está en usar una moneda grande (de mayor valor), peeeeeeeero yo usé una de 5 céntimos y entró sin problema, así que no os dejéis el sueldo en lanzar monedas, que en este caso es mejor tener un poquito de ojo y paciencia. Obviamente, esta escultura no es la original (que se encuentra en el Palazzo Pitti), que a su vez es una copia de un mármol helenístico que se encuentra en la Galería degli Uffizi.

El mercado donde se encuentra el jabalí, conocido como Mercato Nuovo se monta y desmonta a diario. Las loggias donde se ubica fueron construidas a mediados del siglo XVI y estaban destinadas a la venta de objetos preciosos y telas suntuosas como la seda. Nosotras llegamos cuando estaban desmontándolo y no era demasiado bonito, por eso no tengo fotos para mostraros, pero estoy segura que de día y con todos los puestos en marcha, merecerá la pena.

La última parada del día, también  muy cerca (en esta ciudad hay que caminar poco), es de nuevo el Ponte Vecchio, aunque ya lo visitamos ayer, queríamos disfrutar de él al caer la noche.

..

img_0896..

No pudimos elegir mejor noche, ya que desde el 8 de diciembre hasta el 8 de enero, se celebra el festival F·Light, un proyecto de video mapping que muestra diferentes imágenes proyectadas en diferentes puntos claves de la ciudad. La proyección dedicada al Ponte Vecchio mostraba imágenes de artistas como Van Gogh, Caravaggio, Rafael, Andy Warhol o Taddeo Gaddi.

..

img_0903

..

 

Ya de vuelta a nuestro hotel nos encontramos con otra sorpresa, es el día de Santa María y Florencia está de fiesta. Un desfile al puro estilo renacentista italiano recorre las calles. Disfraces de época, banderines, banderas, bandas de música.. No hay mejor forma de terminar un día tan intenso. Esa noche cenamos en un restaurante cerca de nuestro hotel que nos recomendaron los dueños. Mañana es nuestro último día en la ciudad y aún quedan infinidad de lugares por descubrir, así que como cierre de esta entrada os dejo un pequeño clip de este desfile.

¡Espero que os guste y no os perdáis la siguiente entrada!

..

Anuncios