Ruta por Milán y Florencia: Días 5 y 6-Último día en Milán y vuelta a casa

Volvemos a la capital de la moda, nos quedan pendientes algunas de las iglesias más antiguas, un castillo digno de Juego de Tronos y una despedida musical a lo grande. Milán se despide de nosotras engalanada de luces y queremos aprovecharla hasta el último minuto. ¡Qué viva Italia!

..

Estamos de vuelta en Milán, y es nuestro último día de ruta y, aunque en principio queríamos dedicarlo únicamente a descubrir cosas nuevas, finalmente decidimos volver a ver el Duomo y la Galería Vittorio Emanuele y despedirnos de la ciudad como se merece.

Empieza el día temprano, este hotel en Milán es mucho más silencioso que el anterior que habíamos elegido así que pudimos descansar bien después del ajetreo del día anterior. Nos arreglamos y preparamos y, tras pedir un nuevo mapa en recepción, nos ponemos en marcha.

La primera visita es para la Basílica di San Vittore al Corpo, a menos de 5 minutos de nuestro hotel. Es cierto que no es una de las iglesias más conocidas de Milán (y esto puede deberse también a que el exterior es extremadamente sencillo, con una fachada blanca que no llama la atención) pero merece la pena visitarla por su decoración interior.  

..italia-2016..

Es una iglesia del siglo IV reconstruida totalmente entre 1560 y 1602 por frailes olivetanos que vivían en el museo adjunto a la iglesia (el actual Museo de la Ciencia y Tecnología), debe su nombre a que en el interior se encuentran los huesos de San Vittore, que reposan aquí desde 1576. El interior consta de tres naves (la central abovedada) y lo mejor, la entrada es gratuita. No os llevará mucho tiempo y seguro que os gusta.

Nos dirigimos a nuestra segunda parada del día, haciendo antes un stop para desayunar en una de las cafeterías que encontramos por la zona, y después de una pequeña caminata llegamos a la Basílica de San Ambrosio, una de las iglesias más antiguas de la ciudad.

..italia-2016..

La iglesia original fue edificada entre los años 379 y 386 por orden del propio San Ambrosio, que en ese momento era obispo de Milán en honor a los mártires cristianos de las persecuciones romanas (por eso en sus orígenes se la llamó Basilica Martyrium, cambió su nombre cuando el obispo murió y fue enterrado aquí).

..

img_1370..

A la primera construcción se le añadió un ábside y una bóveda de cañón, varias ampliaciones y un cimborrio desde los siglos IX al XII. El material principal empleado es el ladrillo, utilizando también la piedra, para crear la bicromía característica en algunas construcciones milanesas. En este primer patio que nos da la bienvenida (obra de Bramante) podemos encontrar proporciones matemáticas en la disposición de las columnas y dos torres de diferentes alturas, algo poco común en este tipo de construcción.

..

italia-2016..

El interior muestra una iglesia de tres naves, donde lo más llamativo e importante son los esqueletos expuestos de San Ambrosio, San Gervasio y San Protasio, todos vestidos con sus mejores galas.

..

img_1427..

Otro de sus objetos de valor es el Sarcófago de Stilicho. No sabría decir con exactitud la época a la que pertenece ya que en algunas páginas dicen que es de época romana y otras que es una obra maestra del siglo XIV. Si alguien lo sabe, puede dejar un comentario y aclarar la duda 🙂

De camino a nuestra siguiente parada, San Lorenzo, encontramos las excavaciones arqueológicas de un anfiteatro romano, así que decidimos dedicar unos minutos de nuestro día a ellas. Se encuentra en la Via de Amicis, y no está demasiado señalizado, hay que entrar a un edificio y pasar un patio para llegar a él.

..img_1432..

Fue construido en el siglo I d.C y en él se celebraban espectáculos como luchas de gladiadores o animales y batallas navales. En el siglo IV se desmanteló y comenzó a ser usado como cantera, por lo que hoy sólo queda un tramo de éste. Se sabe que cerca se ubicaba un circo, del que apenas queda nada.  

Y ¡aquí estamos!

img_1449..

Lo primero que llama la atención de San Lorenzo es la columnata del exterior. De hecho, si hiciéramos una lista de cosas que hacer en Milán, no faltaría en ella contar las columnas de San Lorenzo. Esta columnata es un vestigio de la Mediolanum romana. En total 16 columnas corintias fueron instaladas en esta zona entre los siglos IV – V d.C, aunque procedían de otras edificaciones de dos siglos anteriores. No se sabe con certeza su función, se cree que podría delimitar un espacio donde se celebraban ceremonias civiles y religiosas.

..

img_1456..

Justo antes de entrar, nos da la bienvenida una estatua del Emperador Constantino I, el responsable de promulgar el Edicto de Milán, que permitía la libertad religiosa en el Imperio, legalizando así el cristianismo y terminando de una vez por todas con las persecuciones sufridas por los que profesaban esta religión. La iglesia data del siglo IV y, a partir de antiguas construcciones romanas, se crea la actual. Está dedicada al mártir San Lorenzo Maggione.

..

italia-2016..

La entrada es gratuita y, una vez crucemos la puerta de acceso, sentiremos que retrocedemos a la época paleocristiana. Estoy segura de que no podréis evitar alzar la vista y maravillaos con la impresionante cúpula que se encuentra sobre nosotros. La basílica consta de un cuerpo central, cubierto con esta cúpula, rodeada por pequeñas capillas en las que se encuentran mosaicos bizantinos del siglo IV.

A una media hora caminando se alza el Castello Sforzesco y, aunque nos habían recomendado tomar un tranvía, decidimos dar un paseo hasta allí. No nos defraudó ya que, al pasar por la Piazzale Cadorna, nos encontramos una escultura muy llamativa llamada “Ago, filo e nodo” (Aguja, hilo y nudo), una obra del escultor sueco Claes Oldenburg.

..

img_1473..

El Castillo Sforzesco es uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad, fue construido como fortaleza durante el siglo XIV y gracias a la familia Sforza se convirtió en una de las cortes más importantes de Italia. Con el tiempo pasó de nuevo a recuperar su función defensiva y actualmente es sede de instituciones culturales y alberga en su interior varios museos importantes.

..

img_1585..

La primera cosa que llama la atención es la torre del reloj que da la bienvenida, construida a mitad del siglo XV. Una vez crucemos los portones, accederemos al patio principal. La entrada al castillo es gratuita, únicamente deberemos pagar para acceder a los museos (aunque es una entrada común).

Mucha de la importancia de este castillo es que está ligado a la vida de grandes artistas, como Leonardo da Vinci, que trabajó como ingeniero militar y civil, pintor y escultor entre sus paredes. De hecho en su interior se encuentra uno de sus frescos, en la sala delle Asse (aunque si vais en 2017 no podréis visitarlo ya que se encuentra en restauración)

..

img_1484..

Uno de los museos que más ganas tenía de visitar es el que acoge la Piedad Rondanini de Miguel Ángel, considerada como la última obra esculpida por Miguel Ángel, estuve trabajando en ella seis días antes de morir. Nosotras visitamos casi todos los museos (aunque con bastante velocidad para aprovechar bien el tiempo) y tengo que reconocer que algunos nos parecieron una pérdida de tiempo y sólo los recomendaría a gente que esté interesada en esos temas, como son el museo de artes decorativas, el de instrumentos musicales y el museo del mueble.

..

italia-2016..

Sí que fueron más interesantes el museo de arte antiguo (donde se encuentra la escultura de Miguel Ángel), la Pinacoteca y el museo de protohistoria. Nos quedó pendiente el museo egipcio, pero había cola y aún teníamos mucho que ver.

..

italia-2016..

Salimos del castillo y estamos muertas de hambre, son aproximadamente las 15:30 y no queremos arriesgarnos a encontrarnos las cocinas de los restaurantes cerradas, además tenemos al lado del castillo un puesto de pizzas calzone con una pinta increíble, así que esta será nuestra comida de hoy (y realmente estaban tan buenas como parecía y olían).

Como os decía al inicio de la entrada, aunque nuestra intención era dirigirnos hacia el cementerio monumental, finalmente cambiamos de planes y decidimos volver al centro de la ciudad y despedirnos del Duomo y la galería Vittorio Emanuele.  

..

italia-2016

..

Para llegar sólo debemos caminar de frente, por la Via Dante durante unos 10 – 15 minutos, es una calle con muchísimas tiendas, con varios artistas callejeros y sitios para comer (heladerías, cafeterías, etc) así que el paseo será agradable.  

Ya que nos sobra tiempo antes de que empiece a anochecer, que es nuestro objetivo de venir aquí (ver las luces de Navidad antes de marcharnos de Milán) nos acercamos a visitar la Pinacoteca de Brera que contiene una de las colecciones de pintura italiana más destacadas del país. El edificio que alberga el actual museo era un antiguo palacio de los siglos XVI y XVII, que hace años fue utilizado también como escuela, biblioteca y observatorio astronómico. Fue en el año 1882 cuando se convierte en la actual Pinacoteca.

..

italia-2016

..

El problema de este museo es el alto precio de la entrada porque, aunque la colección es muy extensa, es cierto que no hay obras excesivamente conocidas y 10€ es algo excesivo. Aunque sí que se puede disfrutar del patio interior sin necesidad de pagar; por lo que si no tenéis demasiado tiempo para recorrerlo, o no os llama la atención la colección, quizás sea buena idea recorrer la zona gratuita.  

..

img_1631..

Y ya sí, cuando terminamos se está poniendo el sol. Hay una luz preciosa iluminando el Duomo y sabemos que no nos hemos equivocado viniendo aquí. Decidimos dar un pequeño paseo por la zona hasta que termine de atardecer y, una vez que las luces de Navidad se encienden recorremos la lujosa Galería Vittorio Emanuele, ahora con más brillo que nunca.

..

img_5265..img_1657..

Al salir encontramos de nuevo en la Plaza del Duomo un espectáculo navideño. Una banda toca, mientras un tenor canta en uno de los edificios cercanos.

..

..

Nos marchamos caminando hacia nuestro hotel y por el camino hacemos una parada para cenar. Cuando llegamos hacemos maletas y preparamos todo ya que al día siguiente nos marchamos temprano. En nuestro caso cada una se marchaba de un aeropuerto diferente, yo desde Brera y mi madre desde Bérgamo. Para llegar a ellos tomamos el metro en San Ambrosio hasta Milano Centrale y, una vez allí, tomamos cada una un autobús diferente que nos llevara hasta el aeropuerto. Ambos salen desde el lado izquierdo de la estación y cuesta 5€ el trayecto.

Llegó el día de la despedida. Italia es un país tan bonito que siempre da pena marcharse. No es de extrañar que sea un país tan visitado, da igual qué ciudad visitar, todas tienen algo especial que visitar y cientos de planes que ofrecer. Desde aquí le doy las gracias a mi mami por seguirme hasta Italia y espero que le gustase mucho, era su primer viaje fuera de España y creo que se estrenó a lo grande.

Y a mi querida Italia ¡arrivederci, ci viadiamo presto!

 

 

 

Anuncios